lunes, 11 de noviembre de 2013

CRÓNICA DE LA BEHOBIA-SAN SEBASTIAN 2013

Menudo madrugón, las 6:25 era la hora a la que se había quedado para salir hacia Behobia. Hasta allí nos acercamos unos cincuenta valientes, la indumentaria de la mayoría delataba que iban a hacer algo muy grande, correr los 20 kilómetros que separan Behobia de San Sebastián.

Hacia las 8:30 horas estábamos en Behobia, los que la hacían por primera vez se sorprendían del mogollón de gente (cerca de 28.000) de toda la infraestructura de la salida, camiones para dejar las bosas, música por todos los lados, un spiker que nos había bailar y saltar, vamos algo que no se vé mas que en la Behobia-San Sebastian.



La hora de salida de los patinadores era a las 9:40, en la salida estaban Fer y María, tiene que ser bonito ver a esta gente patinar por esas subidas y bajadas, mucho mérito.

Las 10 horas era la hora de los corredores. Cada cual en su cajón de salida y rumbo a Donosti, la carrera resultó dura debido al fuerte viento, como siempre el público fue de lo mejor de esta prueba, estaban por todos los lados y animaban como si fuéramos sus ídolos, esta gente sabe del sufrimiento de este deporte y saben transmitir el apoyo necesario.

Cada cual a su ritmo fuimos llegando todos a la meta, de resaltar, bajo mi modesta opinión, el papelón de Koldo y de las chicas que para muchas de ellas era su primera carrera de tantos kilómetros y encima en menuda carrerita van a debutar, ENHORABUENA!!! de verdad.

Mientras esperábamos a reagruparnos, nos perdimos por las callejuelas de lo viejo de Donosti a degustar sus caldos y sus pintxos.

Una vez reagrupados nos desplazamos hasta Zubieta, a la sidrería Iruin, donde gozamos de un ambiente cojonudo.



Hasta el año que viene!!!




Como único punto negativo el fallecimiento de una compañera, una corredora de Zizur, nuestro más sentido pésame para sus amigos y familiares.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada